La fiesta de Carnaval de Pirata: La noche que el remix de Bon Jovi fue enganchado al remix de Daft Punk

Estuvimos en la fiesta de Pirata Bar realizada en la costanera de Asunción el sábado 8 de febrero.

IMG_20140209_023543
Nuestra cámara murió con los tres tipos de espuma que le cayeron encima, sepan comprender.

Y a pesar de lo que el título, la foto y el pie de la foto parecen indicar, nos divertimos en demasía.

Agradezco no pertenecer a un medio amarillista, así no tengo que hablarles de los problemas que ocurrieron en la organización y fueron solucionados raudamente, de las discusiones fuera de la fiesta que no pasaron a mayores debido a la rápida acción de la gente de seguridad, y otros detalles similares, por suerte estoy para hablarles de las cosas buenas.

Cosas buenas como fueron las constantes lluvias de espuma que caían en todo momento sobre un sector de la pista baile (y cierta parte de VIP), en donde además de caer esa espuma espesa clásica de los carnavales también caía espuma de jabón, sumado a las interminables botellitas de espuma con las que fue cargada la gente, a tirar la mejor onda posible a la fiesta.

IMG_20140209_012129
Si, la gente de prensa también se puede divertir.

Todos los invitados se pasaron con sus presentaciones, tanto los grupos que pasaron a bailar en el escenario como los grupos nacionales y los importados, como el caso de Los Tulipanes (que nosotros re sabíamos quienes eran), grupo argentino que se nota que tiene experiencia en este tipo de eventos y supo manejar al público que hasta el momento estaba muy ensimismado, haciéndolos participar en todo momento de su show.

[Teníamos fotos de eso pero murió nuestra cámara, en lugar de eso acá hay fotos de uno de los Djs que lo reventaron todos en bandejas, haciéndonos bailar más de lo que queríamos]

IMG_20140209_015018

Fuimos a la fiesta ya sabiendo que íbamos a disfrutar, pues Pirata Bar raras veces decepciona con sus eventos, y ya sabíamos que un evento de esta magnitud no iba a quedarse corto, al menos espiritualmente, ya que físicamente tranquilamente podían haber agrandado el lugar un par de kilómetros más por la costanera y aún así se hubiera llenado de gente que sabe que viene a pasar un buen rato.

IMG_20140209_012407

Nosotros definitivamente nos divertimos, y volveríamos a apostar mil veces por una fiesta de Pirata Bar (y dicen que se viene otra próximamente).

Una vez más, fotos del celular, perdón.
Una vez más, fotos del celular, perdón.

Django Unchained – Esclavos, Sergio Leone y otros tema de la “West Coast”.

He de admitirlo, no soy fan de Tarantino. Sin embargo, “Django Unchained” me ha gustado. Joder si me ha gustado. Creo que es una de las mejores películas que he visto de Tarantino, tal vez no llegue al nivel de “Pulp Fiction” pero sí al de “Reservoir Dogs”.

Al amigo Quentin siempre lo he considerado como un tipo sin estilo propio, alguien que se ha visto todas las películas (de serie B) del videoclub en el que trabajaba y ha escogido lo mejor de cada una y lo ha pegado todo junto. Por supuesto muchas escenas las ha regrabado y en la mayoría de las veces con mejor gusto que la original. Incluso hay quien dice que esto es en sí un estilo propio, no es mi caso.

Sin embargo, por fin, ha encontrado algo propio. Uno de sus pocos trabajos que me ha sabido genuino. De la misma manera que en “Inglorious Bastards” vimos una película guerra completamente diferente, en “Django Unchained” vemos una película de vaqueros diferente y es que el hombre trae cosas frescas al género, o incluso ha grabado secuencias que en la época dorada del “Spaghetti Western” habría sido imposible grabar ya fuera por técnica o por presupuesto.

La música, menuda delicia, algunos reconocerán algunas canciones (Morricone in da house con su tema de “Two mules for sister Sara”), en otra ocasión habría dicho “¿Veis?, no estilo propio, se aprovecha de la genialidad de otros para triunfar él”. Hoy estaba pensando lo mismo hasta que me he tenido que comer mis palabras en el momento niggah. Espero que nadie se ofenda al usar esta palabra, cuando veáis la película os daréis cuenta de que es imposible hacer una crítica de ella sin usarla. En serio, deberían poner un puto contador de las veces que dicen la palabra niggah.

El vocabulario es otro tema, igual que en la genial serie “Deadwood” (id a descar… comprarla YA mismo si os gustan los westerns), el rigor histórico queda de lado para dar paso a un vocabulario más actual. Los chistes se entienden mejor, tienen más gracia y no se pierde el significado de lo que se quiere decir.

El vocabulario no es el único punto en común con “Deadwood”, Garret Dillahunt el actor moderno que mejor parece encajar en cualquier personaje del oeste que le pongan también está en la cinta. Y… ¿en serio soy el primero en señalar lo mucho que se parece a Terence Hill?¿Un momento?¿Ese era Terence Hill haciendo un cameo? Demasiadas referencias en 165 minutos de película Tarantino, no puedo pillarlas todas. Mañana voy a verla otra vez.

Para acabar, algunos pequeños puntos en contra, que obra que se precie no los tiene; la excesiva duración de la cinta, sin complicarlo todo tanto, en dos horas podríamos estar servidos. ¡Tarantino por dios! Abandona de una vez ese gusto por los zoom in/zoom out de los 70 estilo “Starsky y Hutch”. Me pone de los nervios. Y algún momento ridículo como (tranquilos que no hay spoilers) la discusión entre los chicos de las capuchas. Ya me diréis que pensáis.

En definitiva. Vale el precio de su entrada. Hay que ir a mirarla sin lugar a dudas. Ah, por cierto. ¡SANGRE! (hay mucha).