Con la masificación de la tecnología y la reducción de costos de los planes de conexión a Internet, hoy en dia prácticamente todos podemos acceder a un smartphone.

El smartphone nos soluciona muchos problemas en un solo dispositivo: lo usamos como cámara fotográfica, como filmadora, como grabadora de sonidos, reproductor de música, agenda y muchas veces hasta como medio de trabajo.

Esta problemática de permanente dependencia del teléfono por su capacidad multifuncional, nos lleva a usarlo en lugares ineditos: la mesa familiar a la hora del almuerzo, una reunión de trabajo, el baño (varios estarán sonriendo ahora), el cine y hasta inclusive en celebraciones religiosas.

Este nuevo fenómeno es conocido como PHUBBING, nacido en mayo del 2012 en la Universidad de Sydney, viene del acronimo entre las palabras PHONE (Teléfono en ingles) y SNUBBING (menospreciar en ingles). Básicamente estamos menospreciando a las demás personas con nuestro teléfono.

El PHUBBING no conoce limites, ya que inclusive en reuniones de dos personas, como una salida a un café o a cenar, la persona que nos acompaña revisa su teléfono como si su vida dependiera de ello.

Estudios demuestran que en los últimos tiempos, las personas “sufren” hasta 36 casos de PHUBBING en una sola salida.

¿Por qué preferimos la tecnología que el contacto cara a cara? “Es que esta nos permiten editar lo que somos, nos permite crear el mundo que queremos mostrar, hemos perdido esa habilidad de lidiar cara a cara con las personas.

Se preguntaran, ¿cual es la solución? Por mas difícil que sea, debemos a empezar a educarnos y sobre todo educar a nuestros clientes para que sepan cuando llamarnos.

El teléfono debe ser nuestra herramienta y no como es ahora, donde nosotros somos una herramienta del teléfono.

La próxima vez que vaya a sacar su teléfono en una reunión de amigos o familiares, piénselo dos veces, se podría estar perdiendo de grandes e importantes momentos.


Istvan Nagy

Soy más productivo de noche. No tengo club, partido político ni religión. Fan de Pink Floyd. Papá en construcción. La vida sin problemas es matar el tiempo a lo bobo.

6 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.