Hay demasiadas empresas de celulares compitiendo por el amor de los usuarios, y si bien la mayoría genera comerciales haciendo alusión a sentimientos de felicidad y buenos tiempos, LG decidió probar algo diferente, y desesperar a sus usuarios mientras un maniático destruía sus celulares ante sus ojos, sin que estos pudieran hacer nada al respecto.

Ésta interesantemente agresiva campaña se realizó en una plaza de Francia, en donde a los usuarios se les pedía que inserten su celular para “mejorar la performance del teléfono”, y tras insertar ese amado aparatito en la cabina negra todo empezaba a ir muy mal, como pueden ver a continuación.


Sergio Camé

Cerca de ser psicólogo, y más cerca de necesitar uno. Editor de contenido en TheVentan.com y semi-coherente colaborador en QueMirar.com. Dicen que tengo un blog propio por ahí, pero no les creo.

6 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.