Isis, música para sumergirte

Existen grupos a los cuales difícilmente se los pueda encasillar dentro de un género en particular por la diversidad de sonidos que conjugan en sus composiciones, son precisamente aquellos con un estilo musical “indefinido” los que siempre me resultaron más interesantes absorber; y es que creo que es esa una de las mejores referencias que te pueden dar, cuando le preguntas a alguien “¿y qué clase de música hacen?” y que te respondan “ni puta idea, pero suenan excelente.”

Es el caso de la banda americana Isis, que si bien recurren a las voces graves que rozan a lo gutural en la mayoría de sus canciones, como también a guitarras con bastante distorsión, paradójicamente el resultado final que nos entregan es una atmósfera reconfortante y envolvente, de esas que son ideales para acompañar inmersiones mentales.

Y hablo de inmersiones porque estos chicos tienen una especie de fijación por el agua, este elemento es recurrente en varios de sus trabajos, ya sea en los títulos de sus álbumes o reflejado en el artwork de los mismos, como lo podemos apreciar en su segundo material “Oceanic.”

Ahora bien, aunque en la nota hasta ahora me refiero a la actividad de la banda en tiempo presente, la verdad es que ya se separaron hace unos cuantos años (me acabo de dar cuenta de ese punto en la redacción, pero como no tengo ganas de cambiar cada verbo al pasado, entonces me resulta más práctico hacer esta aclaración ) y según declaraciones del líder de la banda se debió a que “En pocas palabras, con Isis hemos hecho todo lo que queríamos hacer, y dicho todo lo que queríamos decir.”

Ante esto podría escribir que es una pena que los integrantes de esta prometedora banda hayan elegido zarpar por rumbos divergentes, pero me parece un motivo bastante razonable que opten por anclar el barco si es que ya no encuentran más nada que transmitir a sus pasajeros (ya es el último juego de palabras con términos naúticos, lo prometo)

No obstante dejaron una extensa estela a su paso (¡les mentí, ja!) conformada por 5 discos de estudio y un EP, pero ya que mencionamos a Oceanic les dejo con la canción que más se destaca para mí de ese álbum, la única en la que recurren a una seductora voz femenina que es capaz de cautivar como el canto de una sirena.

Publicado por

Camilo Acosta

Ignorante que intenta ignorar cada vez menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.