cuchillo

Cuchillo de Palo, escarbando en el más oscuro pasado

De un tiempo a esta parte pudimos notar un considerable aumento en la producción de arte audiovisual local, en especial a lo que cine respecta, un campo que estuvo pendiente durante muchos años en nuestro país, y aunque si bien es cierto que nos falta bastante para que se nos considere como uno de los referentes dentro de la creciente industria cinematográfica regional, sí nos resulta lícito destacar el prometedor avance que está brotando de una tierra que durante tanto tiempo se mantuvo árida, simplemente tenemos que comparar la productividad actual con la de solo una década atrás para llegar a esta conclusión.

Claro que como todo mercado, el nuestro evidentemente no está exento de fracasos, pero para que existan estos fracasos también debe estar detrás de la cámara gente osada que ya no tenga miedo a contar una historia, y aunque muchos de estos relatos incurran en errores tanto técnicos como creativos (que deberían servir más que nada para afinar la visión del director en futuros emprendimientos), también podemos encontrar un puñado de títulos que pueden llegar incluso a  trascender más allá de las fronteras y conquistar a la prensa internacional por la edificante calidad de su contenido, un claro ejemplo de que esto es posible es Cuchillo de Palo. 

Esta película filmada por Renata Costa en un formato tipo documental nos sitúa en un constante vaivén cronológico, introduciéndonos al reciente deceso de su tío Rodolfo bajo unas circunstancias que resultan muy difícil de comprender, dado que su cuerpo ya sin vida fue encontrado completamente desnudo yaciendo en el piso de su vacío departamento.

Junto a la directora vamos descubriendo (ella confiesa que nunca llegó a conocer bien a su tío, aunque siempre le intrigó desde pequeña) a través de anécdotas que va recabando de gente que fue cercana a él, los aspectos de su enigmática personalidad, alguien quien siempre se rehusó a seguir las directrices convencionales de la sociedad, pues en una tradicional familia de herreros él aspiraba a ser bailarín, y durante una opresiva dictadura él quería expresar libremente su homosexualidad.

Y es ahí cuando nos remontamos a una época que todos sus protagonistas preferirían olvidar, pues en las diferentes entrevistas que conceden (algunos aún con el temor latente, por lo que solicitan que oculten sus rostros) nos describen la represión de la cual fueron víctimas, las torturas a las que fueron sometidos por su orientación sexual, los secuestros y aprehensiones que no se basaban en ninguna pesquisa policial, sino en simples e infundadas sospechas, como el caso del homicidio de Bernardo Aranda (del cual surgió una lista 108 detenidos homosexuales, un número que serviría luego para estigmatizarlos hasta nuestros días.)

Para apreciar esta obra deberemos necesariamente desasirnos de varios prejuicios y tabúes, solo si logramos desprendernos de ellos obtendremos a cambio una película que no solamente se encargará de exponer los detalles de uno de esos periodos de los cuales siempre debemos mantenernos informados, sino que también nos deleitaremos con una narración tan humana y universal que hizo a Cuchillo de Palo merecedora de varios galardones en distintos festivales.

Publicado por

Camilo Acosta

Camilo Acosta

Ignorante que intenta ignorar cada vez menos.

7 comentarios en “Cuchillo de Palo, escarbando en el más oscuro pasado”

  1. la nota que publicaste me fue demasiado util, voy a aprovecharla y mandarsela a un amigo por fb que estaba buscando lo mismo, muchas gracias por compàrtir la data 😀

  2. Pingback: todoindie
  3. Pingback: Youjizz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.