Como cambia la vida en un mes

Hoy Brunita cumple un mes (aunque Pau insista que es el viernes). Puedo sonar exagerado pero no recuerdo mi vida sin Bruna. Pasado un mes, nos acostumbramos a ella y ella se acostumbró a nosotros.

Ahora, luego de un mes, siento que realmente nos mira como si sintiera algo por nosotros. Ya no solo llora, sino se ríe, bosteza, hace pucheritos, pone cara de argel (heredada de su padre) y vemos como va camino a construir su propio carácter.

La foto que ven a continuación, son 5 minutos con ella, captados por Pau.

11062383_1247291461951239_7572136584147561643_o

Descubrimos que es noctambula, duerme de día y explora de noche.

También me tocó quedarme con ella por primera vez a solas, Pau retomó la facultad y pasamos las primeras horas solos.

Al comienzo parecía fácil pero conforme pasaron las horas se complicaba, me quedé sin leche y no había forma que pare de llorar. Luego de un rato de estar en brazos, creo que se sintió cómoda y pudo descansar.

Pasando más días solo con ella, empezamos a conectarnos y ahora está más tranquila solo con mi presencia. Brunita, descubrió que los brazos de su papá también son un lugar seguro donde estar.

Estas horas solas con ella me llevaron a pensar en el futuro, de momento vivimos un día a la vez porque son super trabajosos, pero no puedo dejar de pensar en que decisiones tomará en el futuro y en reafirmar mi compromiso de buscar darle siempre lo mejor.

En base a estos días solo, evaluando todo el trabajo que tiene Pau al experimentarlo en carne propia, decidimos contratar una persona de apoyo que nos ayude a hacer mas amena las jornadas diarias, ayudando a sacarnos de apuros, sobre todo los días que no puedo llegar de manera puntual para que Pau vaya a la facultad.

No quiero dejar de comentar que el pediatra nos mencionó que está sana y que mantiene un buen ritmo de crecimiento.

Como aprendizaje, esta semana descubrí que el rol de la madre va más allá de lo que conocemos, la paciencia infinita que desarrollan al cuidar a los hijos, las vuelve fruto de admiración.

Cerrando esta semana, no quiero dejar de decir, te amo Pau <3

Hasta la próxima semana.