Persepolis, la valiente historia de Marjane

Nunca fui fanático de las películas salpicadas con mucho tinte político, generalmente no recomendaría una si su trama se limitara a ser solo una mera reseña partidaria, o peor aún, que esté cargada con fines propagandísticos; y aunque este biopic animado se encuentre ambientado en su mayor parte en Irán durante la década de los 70’s (una etapa en la que se libraba la encarnizada revolución iraní), lo que realmente trasciende en la historia, sin importar sus conflictivos escenarios, es la propia lucha de Marjane.

 

Es una niña que se vio obligada a madurar prematuramente, educada dentro de un núcleo familiar con pensamientos de izquierda, postura para nada conveniente durante la vigencia de un régimen fundamentalista, como bien comprobaría a través de la persecución que sufriría ella y sus familiares por ir pregonando ideas antisistema.

Lo más llamativo y admirable es que la obra se basa en hechos reales, la protagonista inicialmente registró todas sus peripecias en un cómic homónimo en blanco y negro, que debido al éxito que recogió fue luego adaptado al cine en este film que también tuvo una muy buena recepción, al punto de adjudicarse con el Premio del jurado en el Festival de Cannes del 2007, y además competir en la categoría de mejor película de animación en los Premios Oscar de ese mismo año.

 

Como mencioné en las primeras líneas, mi intención no es hacer apología a ningún movimiento o ideología, mi deseo es simplemente transmitir este inspirador relato sobre el temprano desarrollo intelectual de esta pequeña rebelde, ya sea mediante sus interesantes conversaciones imaginarias que mantiene con diversos personajes durante su niñez, las relaciones que establece con cada miembro de su liberal familia (en especial con su abuela) o las experiencias adquiridas luego de emigrar a Austria durante su juventud ante la insistencia de sus padres, por el temor de que sea encarcelada por su actitud contestataria, cada uno de estos factores hacen de Persepolis un bello retrato sobre el autodescubrimiento y la construcción de ideas a las que uno puede llegar, indistintamente a la hostilidad del entorno que nos rodee.

En marcha la 4ta versión de My French Film Festival: online y gratuito

Desde la cuna del séptimo arte se extiende la invitación a todos los rincones del mundo con conexión a internet para que asistan a  la cuarta versión My French Film Festival, un interesante proyecto de uniFrance films en el que compiten diez largometrajes y 10 cortometrajes franceses.  Lo mejor: la distribución es online y es completamente gratis.

Los filmes están todos subtitulados en español – y de hecho en doce idiomas más- y continuarán  disponibles hasta el 17 de febrero.

Que no les agarre la tarde y mejor aprovechen para saciar su ocio viendo un poco de cine europeo, hay para todos los estilos y lo mejor es que pueden dejar sus comentarios sobre las películas, los cuales serán tenidos supremamente en cuenta por parte de los jurados del festival.

Ya saben. Busquen ya una botella de vino, pónganse cómodos e ingresen a www.myfrenchfilmfestival.com

Eiffel Tower - Kimberly Vardeman