Malviviendo: droga, sexo y vagabundos en serie

Nos acostumbramos a las series de amigos que se reunen en un café/bar, o las series médicas/policiales, de suspenso/terror, e inclusive las series de zombies o de otras eras. Hace unos años encontré una serie que sale prácticamente de todos los esquemas.

Es española, dirigida y actuada por David Sainz. Ya va por su tercera temporada y todos los capítulos se pueden ver a través de youtube. Se caracteriza por ser bastante “rebelde” y callejera, es decir, el nombre lo dice todo, es como un grupo de amigos “malvive” en España. La calidad artística de la serie no tiene nada que envidiar a las grandes producciones cinematográficas.

Ciertamente puede parecer un poco fuerte por temáticas que son la realidad de calle para muchos; droga, sexo y “vagabundeo”.

Si quieren seguir la serie pueden visitar la página o suscribirse al canal. Les dejo la primera parte, del capitulo piloto:

¿Qué otras series de este estilo conocen?

Regresan los “Walkers” con pasos más firmes que nunca. (Libre de Spoilers)

Octubre es el mes por antonomasia del terror, pareciera que ese creepy interior que todos tenemos dentro (solo que algunos lo disimulan mejor que otros) aflora para tomar el control y extasiarse con tanto material retorcido que pulula durante este mes.

Esa tendencia sin lugar a dudas está influida en su mayor parte por la pagana fiesta de Halloween, ¿es correcto que adoptemos costumbres anglosajonas como propias? Esa pregunta francamente nos chupa un huevo, porque estamos aquí para concentrarnos en la nueva temporada de The Walking Dead que inició hace solo unos días.

dont_open

La serie sobre el apocalipsis zombie atrajo la atención desde un principio (actualmente hay más de 20M de infectados si nos fijamos en su fanpage) y no necesariamente por presentarnos una idea innovadora, los muertos vivientes forman parte de la cultura popular desde hace bastante tiempo, y por alguna extraña razón inclusive muchos anhelamos enfrentarnos a esta caótica invasión.

¿Qué hace tan especial entonces a The Walking Dead? La distopía que nos presenta fue adaptada ya un sinnúmero de veces en películas (algunas más memorables que otras) pero me aventuro a afirmar que el formato que nos brinda una serie resulta más efectiva para este tipo de mórbido universo, considerando que con el transcurrir de los capítulos llegamos a identificarnos cada vez más con los personajes, por ende el nivel de ansiedad que nos genera el hecho de que uno de ellos termine con sus intestinos sirviendo de espaguetis en un banquete zombie es significativamente mayor al que nos puede llegar a producir un largometraje de dos horas.

zombi

Dejando de lado los análisis pedorros, lo que sí podemos afirmar es que el estreno de la cuarta temporada devoró más cerebros que nunca, más de 16M según fuentes oficiales, rompiendo el récord de audiencia de la serie y dando a los productores de AMC un transitorio alivio, tomando en cuenta el aluvión de críticas desfavorables que cosechó la tercera temporada con su sobrecargo de zalamería, que hacía a uno desear que se desborde un brote psicótico provocado por el confinamiento e inicie una carnicería entre los propios sobrevivientes, solo para que haya algo de acción.

Al parecer los encargados también lo analizaron desde esa perspectiva y dieron un giro brusco a la trama con un nuevo equipo de guionistas, ya vamos por el segundo capítulo de esta nueva entrega pero ya podemos entrever la nueva amenaza latente cerniéndose sobre el desafortunado grupo de Rick, dejaré por aquí este adelanto: