#SpoilerAlert: Los spoilers benefician a todos

Ver una serie de TV tiene ahora un aditivo más, la 2da pantalla. Este nuevo habito de ver una serie y compartir tus impresiones del show en las redes sociales.

Muchos comparten tweets indefensos como “Lagertha bebe de la casa” y “No puedo creer lo que acaba de pasar” mientras otros le bajan spoilers puros y duros como “No puedo creer que Daryl acaba de morir decapitado por ese bumerang afilado lanzado por Michonne”.

Game of Thrones
Con colirio se arregla

Ciertamente ver una serie en vivo ya sea en la TV o mediante algún stream no muy legal que digamos se ha vuelto una propuesta muy peligrosa para cualquier televidente. Peligrosa en 2 aspectos:
1. Ver en vivo y no poder despegarte de las redes sociales, y sin importar los filtros, leer algún spoiler de gente que ya leyó el libro, comic, manga en el cual se basa la serie.
2. Ver en vivo y distraerse más en leer las impresiones de otros en las redes sociales que disfrutar de este episodio en particular. Peor aún, la presión social hace que uno mismo comparta sus impresiones perdiéndose segundos, miradas, gestos, etc que pueden tener importancia a futuro en la serie.

SpoilerAlert2WhiteText-preview

Antes ver una serie en vivo era una experiencia privada, intima, sin interrupciones ni otras distracciones, a diferencia de otros eventos en vivo como son los deportivos y/o culturales que suelen ser eventos mejor disfrutados en la compañía de otros y que no atraen televidentes fuera del horario de emisión original. Excepto sea tu caso disfrutar del penal de Tacuara en algún rejuntado de Tigo Sports o los goles de Olimpia en la libertadores del 2001 en Fox Sports.

(Des)Afortunadamente ahora tenemos la opción de ver nuestras series sin importar si es en vivo, bajo demanda, pregrabado, descargado, etc. Este tipo de experiencia también tiene sus contras.

Ver una serie en diferido te expone aún más a los spoilers de los que ya leyeron/vieron el material base sin contar los spoilers de los que ya vieron en vivo y/o en diferido antes que tu.

El periodo de abstención de redes sociales para disfrutar de una serie en vivo no dura más de 1 hora.

El periodo de abstención para los que ven en diferido corre desde que se emitió originalmente hasta cuando se animen a descargarla/streamearla y verla por completo. Cuando terminas de ver el último episodio pasas de posible víctima a posible victimario al igual que los que ya vieron en vivo + los que vieron en diferido antes que tú.

demotivational_poster__spoiler_by_advent_axl-d2zs8v1

Obviamente no solo sufre el televidente sino también el canal/productor/auspiciante de la serie. Al tener diferentes medios y hábitos para consumir una serie es difícil para el televidente disfrutar de la experiencia pura y cruda. Ver una serie se convierte meramente en una excusa para aumentar el repositorio de chistes/chismes/memes que contar tanto en las redes sociales como AFK. El televidente usa los espacios comerciales para ir al baño y spoilear desde el trono. A medida que cambian los hábitos la idea de pautar en el primetime decrece en fuerza.

El buzz generado online en las redes sociales acerca de una serie ayuda ciertamente a mejorar los ratings y esta mejora en los ratings es lo que atrae a los auspiciantes, estos al final son los que justifican la inversión en futuras temporadas y demás series.

Las series de cable no cuentan con tantos auspiciantes al carecer o permitir pocos espacios publicitarios. Los canales de cable como HBO ganan dinero gracias a las compañías de TV por cable que le pagan una prima de acuerdo a los expectadores que atraen con series como Game of Thrones y True Detective.

Si un canal de cable no produce buenos shows y/o genera poco rating la compañía de cable no ve justificada la presencia del canal en su grilla y exigirá que baje la prima o reemplazará ese canal por otro que cobre menos y/o atraiga más usuarios a su servicio.

Tanto los canales de cable como los de aire, en vez de aborrecer los spoilers y la piratería online de sus series deberían usar estas 2 piedras en su beneficio.

Antes que nada asumamos de entrada que cualquier serie, en el país que sea, en el canal que sea va a ser pirateada. No sirve de nada tratar de pelear contra sitios de descarga y p2p. Es una realidad
y como cualquier realidad ignorarla genera una desconexión a tierra que provocará importantes perdidas para los canales/auspiciantes.

Déjenme que les explique como y porque deberían los canales incentivar tanto los spoilers como la piratería.

A mayor cantidad de spoilers, mayor será la presión social para que el televidente vea la emisión en vivo y disfrute de la experiencia lejos de las redes sociales. Al no haber distracciones la experiencia será integra, esto beneficia tanto a los televidentes que se desconecten como para los auspiciantes que tendrán por 1 hora la atención total del televidente.

Y a mayor piratería mayor la cantidad de spoilers, la cual aumenta con cada nanosegundo que no se esta descargando el episodio en cuestión. Tarde o temprano el televidente se dará cuenta que es mucho trabajo esquivar los spoilers mientras espera que su ISP no cague la descarga/streaming. La mejor opción será siempre ver en vivo y desconectado de las redes sociales. Esto favorece a los canales de cable ya que justifica que los televidentes se suscriban a un servicio de cable y quieran ver un canal especifico en la grilla.

Si realmente quisieran que las series que emiten se vean en vivo darían todas las herramientas y medios para que el oversharing de spoilers y links de descarga sea rápido, extenso y constante.

Incrementar los spoileadores con ayuda de la piratería es lo mejor que puede pasarle a un canal que busca controlar la experiencia de sus televidentes.

760005_got409_092713_hs_dsc62141

En resumen: Los spoilers y la piratería van de la mano y son realidades que no pueden ser ignoradas pero si usadas a favor de la experiencia del televidente y a beneficio de los canales, compañías de cable y auspiciantes.

Hannibal, un caníbal diferente

Cast de Hannibal
Cast de Hannibal

 

Hannibal, serie de NBC basada en la aclamada franquicia famosa por “El silencio de los inocentes” y “Dragón Rojo”

Esta serie trata sobre la unidad “Behavioral Sciences” del FBI encabezada por Jack Crawford (Laurence Fishburne) con la asistencia del especialista Will Graham (Hugh Dancy). La serie comienza como toda serie procedural del genero “murder-porn” (aclaración: no hay porn :P). Ocurre un asesinato grotesco con tintes de ser obra de un sicópata, entra en escena Will Graham, cuya reputación entre sus colegas no es la más alentadora al creerse que su habilidad para “leer” una escena del crimen proviene también de su inestabilidad sicológica que lo hace similar a los sicópatas que persigue, como en la mayoría de los procedurales de entrada nos muestran “el truco”, el rasgo distintivo de la serie (por ahora).

“This is my design” comenta Will mientras lee una escena del crimen sin curiosos alrededor. Recrea en su mente de comienzo a fin (o viceversa) como el asesino cometió tal crimen como si se tratara de un poder paranormal con el agravante de visualizarse a veces asimismo como el perpetrador. No solo nos desvela el accionar del asesino sino también los motivos, al final son los motivos los que posibilitan que Will pueda recrear con cruda precisión este singular horror.

Esta “empatía” por los monstruos que persigue obviamente hace mella en su frágil psiquis, hecho reiterado en todo momento por la gran mayoría de los personajes: Will puede quebrarse en cualquier momento y pasarse al otro bando.

hannhugh
Will yéndose lentamente a la p*ta

Dicen que las entradas tardías son las más recordadas y tienen razón, aparece Hannibal, interpretado por el políglota y refinado Mads Mikkelsen, este es llamado por Jack Crawford para asistir a Will pero en realidad su misión es examinarlo y contenerlo sicologicamente para ver si es necesaria su separación como investigador especial o si está apto para seguir en sus funciones.

Se forma una amistad peculiar entre Will y Hannibal, la manipulación de Jack es evidente tanto para Will, como para Hannibal y también para una amiga de la casa, Alana Bloom.

Con el correr de la temporada el juego mental entre Will y Hannibal es aderezado con los cruentos crímenes que Jack les provee para resolver y una que otra cena gourmet preparada por Hannibal. Los crímenes rayan lo permitido en una serie en la TV abierta en EE.UU. Escenas de gore explicito y a 1ra vista innecesario, aunque el shock visual es suavizado por el uso de un bello trabajo de fotografía, es desesperante la calidad visual de cada escena gore o gourmet 😛 (o ambas en algunos casos, recuerden, estamos lidiando con un caníbal de paladar exquisito y extremadamente intelectual).

hannibal_ossobuco
Entre matanza y matanza se preparan exquisitos platos

La serie adquiere un tono distintivo, no por el truco procedural de Will para recrear asesinatos y rituales, sino por los diálogos entre Will Graham y Hannibal. Esta serie es muy diferente a cualquier serie en la TV abierta o en cable. Hannibal roba el protagonismo de Will, la serie que comenzó como otro tonto procedural murder-porn enfocado en Will evoluciona en un tupido collage digno de ser expuesto en un museo (o un psiquiátrico). No existen los asesinatos de la semana, aunque algunos episodios den la ilusión de ser autocontenidos, un hilo sutil y a la vez subversivo une los asesinatos con la degradación mental de los personajes.

Esta serie es bastante corta, tan solo 13 episodios por temporada, y con los primeros 13 bastan para humillar series de mayor longevidad y reputación en cable. Hannibal demuestra que se pueden hacer series viscerales y al mismo tiempo altamente intelectuales, con gran refinación y pulcritud sin caer en “fillers” monótonos producto de guionistas exprimidos. Aclaro, Hannibal es una serie que se toma su tiempo, hay asesinatos que se resuelven en 3-4 episodios y otros que se resuelven en ½ hora. Como comente anteriormente cada asesinato contribuye a la trama, sea en mayor o menor medida. Al ser una serie corta los guionistas pusieron gran énfasis en dejar preguntas sin responder. Acá resolver casos no produce la sensación de alivio y final feliz como en las demás series, los distintos sicópatas que aparecen no son nada comparados a Hannibal. Hannibal los manipula, tortura y mata como si fueran moscas.

hannibal
Hannibal

La amistad entre Will y Hannibal se transforma en una relación Mentor-Pupilo. Los motivos de Hannibal para manipular a Will no son claros, eso es lo bueno de esta serie, nada es claro, requiere ver episodios anteriores y enfocarse en diálogos que a 1ra vista pueden parecer irrelevantes o meramente contextuales a una escena en particular.

La serie está llena de perlitas, frases refinadas que parecen no tener sentido hasta que BOOM HEADSHOT “como no me di cuenta antes”. Si ven la serie estilo maratón podrán notar el hilo narracional y algunos plot-twist como obvios. Pero la obviedad es el veneno mental del cual debemos huir. Nada es obvio, si algo les parece obvio y superficial es porque Hannibal está preparando el horno para ustedes.

Es notable el trabajo de Bryan Fuller y sus guionistas, no ofenden a los televidentes, los siembran, riegan y cultivan. El objetivo de la serie fue captar televidentes en busca de otro murder-porn genérico y transformarlos de forma similar a como Hannibal va transformando a Will.

hannibal-nbc-muerte-angel
“Angeles” en Hannibal

Si quieren comenzar a ver la serie les recomiendo encarecidamente que eviten ver “Dragón Rojo”, Dragón Rojo es mediocre, derivativa y sin nada que agregar. Además Dragón Rojo es una triste remake de una película de 1986 llamada “Manhunter“, esta película fue la primera de la franquicia y tiene un desarrollo más maduro de la historia y una banda de sonido cautivante, a los ochentosos les encantará. Desafortunadamente Manhunter no fue el éxito que Michael Mann esperaba y fue sepultada en VHS.

Sin nada más que agregar les deseo una feliz cena 😀