Hoy hablaremos de las preguntas que debemos hacernos todos antes de aceptar un nuevo trabajo. Cada pregunta es importante para la decisión final que tomemos. No debemos tomar nunca la primera oferta que surja cuando empecemos a trabajar o cuando queramos cambiar de trabajo, siempre debemos analizar con profundidad las ventajas y desventajas y estas preguntas nos ayudan a eso, a mirar y evaluar el panorama completo.

1 – ¿Entiendo en detalle la descripción del trabajo al que estoy aplicando? ¿Soy lo suficientemente capaz para el puesto? Cuando queremos ingresar a nuestro primer trabajo o queremos cambiar el que tenemos muchas veces mentimos sobre nuestras habilidades y nuestra capacidad a la hora de desempeñarnos en la tarea que nos solicitan. Esta situación puede llevarnos a tener las peores experiencias laborales, ya que estamos generando falsas expectativas a nuestros jefes sobre lo que podemos lograr. Es mejor siempre preguntar en detalle las tareas que vamos a desarrollar antes de aceptar el trabajo.

2 – ¿El salario que me ofrecen es competitivo? ¿Cuanto paga el mercado a una persona en el mismo puesto? Antes de aceptar el puesto debemos analizar si el salario que nos ofrecen es competitivo y está acorde al mercado. De nada sirve aceptar un puesto con el título de “Gerente General” si vamos a estar percibiendo la paga de una persona de rango inferior. Muchas empresas te llenan la cabeza agregando palabras importantes al puesto para disminuir la paga final.

3 – ¿Conozco con exactitud las metas por las cuales seré evaluado? Antes de asumir un nuevo cargo, debemos conocer y manejar las expectativas que hay detrás del mismo para no cometer un suicidio aceptando metas imposibles. En la mayoría de las oportunidades la meta fue fijada a comienzo de año en otros escenarios lo que dificulta su ejecución. Debemos analizar si lo solicitado es alcanzable para no decepcionar al momento de ser incorporado.

4 – ¿Qué otras formas de compensación ofrece el trabajo aparte del salario fijo? Hoy en día muchas empresas retribuyen a sus empleados no solo con un salario fijo, sino también con beneficios adicionales como ser trabajar de manera remota, días libres adicionales, flexibilidad de horario, seguro médico, tarjetas con vales de almuerzo, descuentos en gimnasios y otros beneficios. Estos beneficios son llamados el “salario emocional” y cada vez tiene más peso en nuestra decisión. Debemos siempre analizar el panorama completo a la hora de elegir uno u otro trabajo. Muchas veces esa pequeña diferencia monetaria que nos ofrecen no compensa los beneficios que podemos perder.

5 – ¿Cual es la relación trabajo/vida que tendré con este nuevo trabajo? Aceptar un nuevo trabajo implica aceptar nuevos compromisos. Hay que analizar el panorama completo y ver si este nuevo desafío no va a afectar mi vida privada, por ejemplo, robándome demasiado tiempo que antes utilizaba para pasar con mi familia o para practicar algún hobby. Al final de cuentas, no todo en la vida es dinero.

Espero que estos consejos sean útiles a la hora de elegir un nuevo trabajo.

Hasta la próxima semana.

 

 


Istvan Nagy

Soy más productivo de noche. No tengo club, partido político ni religión. Fan de Pink Floyd. Papá en construcción. La vida sin problemas es matar el tiempo a lo bobo.