A la hora de armar nuestro primer presupuesto decimos mentiras para que el proceso de cambio sea menos doloroso. Hoy hablaremos de las 5 mentiras más comunes que nos decimos a la hora de armar un presupuesto.

1 – Yo solo necesito gastar [ingrese suma absurdamente pequeña de dinero aquí] por mes. Cuándo decidimos armar un presupuesto personal, la primera mentira que nos decimos es asegurar que de un día para otro vamos a pasar a ahorrar gran parte de nuestro salario. Creemos que por tomar la decisión, nuestras finanzas se ordenarán mágicamente y gastaremos casi nada. Para evitar esta mentira debemos ir haciendo mejoras y ahorros graduales para poder desarrollar el hábito y aprender a no malgastar nuestros ingresos. Un buen inicio sería reducir el 20% de los gastos innecesarios que realizamos mes a mes.

2 – Desde hoy no voy a gastar más dinero en la categoría A o B: El primer paso para ahorrar es entender que no debemos privarnos de gustos, sino gastar mejor ese dinero para que los gustos sean una inversión. Por ejemplo, si te gusta comprar zapatos, no debes dejar de comprarlos de un día para otro como método de ahorro, esto te llevará a la frustración de que para ahorrar debes sacrificar otra cosa que te gusta más. Lo correcto en este caso sería asignarse un presupuesto por mes fijo para gastar en eso que nos gusta y si nos cuesta un poco más de dinero, asignar un presupuesto trimestral para poder adquirir eso que nos gusta una vez cada tres meses.

3 – Este año voy a gastar solo Gs. XXXXXX en la categoría A por mes: Tratar de crear un presupuesto para todo un año dentro de una categoría de gastos, tiende a llevarnos a que nuestro presupuesto falle. Por ejemplo, en los meses de verano la cuenta de luz será más alta que en los meses de invierno por mayor uso de aires acondicionados. Nuestro presupuesto siempre tiene que estar en revisión y debe ir ajustándose a la realidad que vivimos mes a mes. Una constante revisión de nuestro presupuesto nos vuelve más finos con nuestros gastos. Lo ideal es hacerlo al menos 3 veces al año.

4 – Ya armé mi presupuesto, ahora si o si voy a ahorrar: Ahorrar, como todo, es un hábito y el hábito debe ser aprendido y desarrollado. No porque hayamos hecho un presupuesto significa que inmediatamente vamos a empezar a ahorrar. Sobre todo si es tu primer presupuesto, te va a tomar tiempo acostumbrarte a él y sobre todo deberás aprender a vivir bajo tus nuevas reglas. Empieza despacio y tranquilo y no tengas miedo de fallar al comienzo. El paso 1 es mirar como viviste los 6 meses anteriores a armar un presupuesto y el paso 2 es entender como viviste los 3 meses posteriores a armar el presupuesto. El progreso es lento pero el premio es grande.

5 – No soy la clase de persona que sabe llevar un presupuesto: Decidir por voluntad propia que siempre vas a ser una persona que maneja mal el dinero es la fórmula exacta para el fracaso. Pero estamos en el 2017 y hay que armarse de valor y sincerar nuestras finanzas personales con el fin de tener un ahorro y un futuro más tranquilo. No debemos tenerle miedo al excel, a la aplicación que elijamos, al papel o a lo que reflejen nuestras cuentas, ya que como cualquier cosa mala que estemos haciendo, el sincerarse con uno mismo es el primer paso para superar dicha situación. No tengamos miedos a los números y su significado.

Estas fueron las 5 mentiras más comunes, si tienes alguna otra en mente no dudes en escribirnos. Nos leemos la próxima semana.

 


Istvan Nagy

Soy más productivo de noche. No tengo club, partido político ni religión. Fan de Pink Floyd. Papá en construcción. La vida sin problemas es matar el tiempo a lo bobo.