13131427_1296228550390863_2391750399655603879_o

3 meses de olas imprevistas

Bruna cumple 3 meses hoy. Es absurdo lo que cambia la vida en 3 meses. Hasta debería ser ilegal. No es un proceso, es un cambio brusco, parecido a esa ola que te tumba en el mar cuando estas de espaldas.

La vida no te prepara para ser padre. Casi 20 años de educación no sirven para la escuela de la vida. La vida la conoces ante sucesos de cambio, como ser la pérdida de un ser querido o el nacimiento de un hijo.

Tratas de asimilar los cambios en tu día a día pero te golpean uno tras otro sin darte tiempo para pararte. Hay noches largas y difíciles. Noches donde solo queres llorar de cansado que estas. Noches donde no te aguantas ni a vos mismo. Repito, como algo que hago en cada post, la paternidad no es para todos.

Pero al final del día, por más cansado que estes, verla sonreír hacer brotar un calor interior descrito burdamente como amor. Es mucho más profundo. Es un vínculo de paz, armonía y felicidad más allá de lo que conocemos. Es la razón por la que venimos a este planeta, para conocer ese sentimiento de amar algo más allá de lo que somos nosotros.

Es el vínculo real de la vida, la relación padre – hija. Se vienen muchas olas más, pero al final de la noche la marea sigue su curso y se calma.

Lo único importante es verla sonreír.

13131427_1296228550390863_2391750399655603879_o

Hasta la próxima semana.

Publicado por

Istvan Nagy

Istvan Nagy

Soy más productivo de noche. No tengo club, partido político ni religión. Fan de Pink Floyd. Papá en construcción. La vida sin problemas es matar el tiempo a lo bobo.